Hay muchas dudas alrededor de estos dos suplementos, ¿verdad?

Pues bien, hoy nosotros despejamos todo tipo de dudas, diciéndote cuándo y por qué te interesa más uno u otro.

Hablamos de la L-Carnitina

La L-Carnitina es una molécula imprescindible para la quema de grasas. Aunque nuestro organismo la puede fabricar en pequeñas cantidades a partir de la Lisina y la Vitamina C, para nuestro cuerpo es mucho más fácil si se lo damos a través de la dieta o en forma de suplemento de L-Carnitina.

En nuestra dieta cotidiana, la obtenemos mediante la carne (entre 25 y 135 mg es la cantidad normal a través de la dieta).

¿Cuales son sus efectos?

  1. Ayuda a metabolizar los ácidos grasos, ya que es necesaria para transportar los ácidos grasos del tejido adiposo hasta la mitocondria celular donde se usan para producir energía.
  2. Reduce la utilización del glucógeno muscular y hepático para crear energía;esto supone una mejora en la resistencia aeróbica y mayor capacidad para producir energía más tiempo.
  3. Actúa como anticatabólico, es decir, disminuye la destrucción de la masa muscular.
  4. Incrementa el VO2 max. en ciclistas y corredores de larga distancia (en otras palabras, mejora el sistema de transporte y uso de oxígeno para producir energía, o mejora el rendimiento).
  5. Reduce el daño muscular que nos produce el ejercicio, sobre todo en ejercicios de musculación.

Tomar complementos con L-Carnitina puede ser muy ventajoso para deportistas interesados en reducir los niveles de grasa corporal y mejorar la masa muscular. Esto es especialmente relevante en todas las actividades de gimnasio, desde musculación hasta clases de cardio.

Te recomendamos la L-Carnitina 3.0 de Neo ProLine.

Hablamos de los termogénicos

Los suplementos termogénicos son los que producen una elevación de la temperatura corporal y un aumento del metabolismo basal, lo que implica una combustión de las grasas con la consecuencia de pérdida de peso.

El metabolismo basal es la energía que consumida por el cuerpo durante un día sin contar el ejercicio o el trabajo realizado, es decir la cantidad de calorías necesarias para poder realizar todas las funciones que necesita el organismo para vivir. Es la parte más importante del metabolismo ya que supone entre el 70 y el 75% del total de calorías quemadas durante un día, de ahí que sea importante su aumento para aquellas personas que tienen como objetivo prioritario la pérdida de peso.

¿Por qué nos ayudan a perder peso?

El propósito del consumo de termogénicos es el de estimular al sistema nervioso central, con lo cual se producen los siguientes efectos.

  1. Disminución del hambre.
  2. Mayor capacidad de entreno.
  3. Aumento de energía.
  4. Estimulación del estado mental de “alerta”.

Te recomendamos el iLipo9 Thermogenic de iLAB Nutrition.

¿Qué tomo primero, L-Carnitina o un termogénico?

La respuesta depende del tiempo que se lleve entrenando.

  • Si se llevan unos 2 años sin hacer ejercicio y se tiene la intención de comenzar a entrenar, hay que tener en cuenta que al realizar cualquier actividad física el ritmo cardiaco ya puede llegar a presentar una ligera taquicardia. Con un termogénico esta taquicardia puede aumentar y, en el peor de los casos, presentarse hipertensión, por lo que recomendamos empezar con L-Carnitina.
  • Si se llevan unos meses de entrenamiento, es aconsejable un termogénico debido a que tras 5 semanas de entrenamiento frecuente, el organismo ya ha llegado al punto de adaptaciones y puede tolerar un termogénico. Además, de este modo se aprovecha el 100% los efectos de pérdida de grasa que ofrecen estos suplementos.

En cualquier caso si se sufre de hipertensión no aconsejamos consumir suplementos termogénicos, antes de utilizarlos debe consultarse a su médico de cabecera.